El dolor coital en la mujer

El dolor coital en la mujer (dispareunia), ha sido tratado como un trastorno, pero en la actualidad se está prefiriendo abordarlo como un problema de dolor con implicaciones en la actividad sexual. Alrededor de un 30% de las mujeres experimentan dolor coital en algún momento de su vida, en menor o mayor severidad, siendo superior en las edades menopaúsicas, donde la vagina ha sido domesticada por la sequedad vaginal.

La dispareunia se considera un síntoma de variedad de alteraciones y padecimientos genitales, pero podría ser la expresión de un componente psicológico; siendo frecuentes los reportes en mujeres con historial de abuso sexual y físico en la infancia; sin embargo, en nuestro medio, basado en mi experiencia profesional, puedo aseverar que un grueso porcentual de mujeres con dispareunia (2/3 partes), presentan algún tipo de infección genital o secuelas del parto vaginal o de cesáreas innecesarias, cuyo proceso inflamatorio se relacionaría con el dolor, sometiendo a estas mujeres al exilio sexual voluntario.

El otro dolor coital femenino es el vaginismo, la aversión a cualquier forma de penetración vaginal, por una contracción muscular involuntaria del tercio externo de la vagina, lo que impide la penetración y la realización del coito; presente en 2 a 7% de las mujeres.

Los factores preponderantes son de origen psicológico; y ocurre en relación a un proceso fóbico de aprendizaje asociado al temor a la penetración, mantenida por la angustia experimentada por la mujer ante la proximidad del coito. Es tal el dolor, que la ansiedad de la tentación sexual siempre es superada por la frustración.

Las mujeres con dolor coital terminan por tener una percepción obtusa y negativa de la sexualidad, llegando incluso a concebir todo contacto íntimo con el escrupuloso pensamiento de alegoría al «pecado de la carne».

De ahí la necesidad de emprender una educación sexual integral, y una vocación religiosa menos estricta o culpógena, donde no se conciba el coito como pecaminoso o sucio; tocando cada tema con la sinceridad de sus ventajas y defectos, pero mostrando la tibieza del que sabe discernir lo sexual de lo espiritual, o lo mítico de lo real.

En toda mujer que presente dolor coital, es obligatorio un estudio de la región genital; es necesaria la visita al ginecólogo para dar con el diagnóstico involucrado; puesto que toda mujer que presente dolor con la penetración, a punta de besitos o caricias, imposible será hacérselo olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s