Documento sin título

null

Factores para prevenir el ictus

La Organización Mundial del Ictus busca prevenir y sensibilizar a la población sobre la gravedad de esta importante patología.

Un ictus, o accidente cerebrovascular, es una enfermedad la cual es causada por falta de riego sanguíneo en el cerebro, lo que conlleva la muerte de células y por ende el mal funcionamiento cerebral. Esta patología es muy importante debido a su frecuencia y sus consecuencias, puesto que en España constituye la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres. Es mucho más frecuente a partir de los 55 años, aumentando su aparición a medida que aumenta la edad. La causa de su origen, pueden ser de dos tipos: isquémico lo que significa por falta de aporte de sangre o hemorrágico que es por sangrado. Estas lesiones originan una cantidad de síntomas y signos tan variables como abundantes.

Estos síntomas suelen presentarse de forma brusca, y los más frecuentes son la pérdida de fuerza o sensibilidad, debilidad en la cara, brazo y pierna de un lado del cuerpo, visión doble, sensación de vértigo, alteración repentina del habla y dolor de cabeza súbito. Lograr identificar de inmediato estos síntomas es crucial en la evolución del enfermo, ya que se ha demostrado que los pacientes tratados desde el primer momento por neurólogos logran una recuperación casi total o con muy pocas secuelas.

Es fundamental conocer los factores de riesgo que predisponen a la aparición de esta patología. Los riesgos más relevantes son la hipertensión y la fibrilación auricular, seguidos muy de cerca por el tabaquismo, la obesidad, la elevación del colesterol en sangre y la diabetes. La principal prevención del ictus es llevando control sobre los factores de riesgo como son:

  • Control y tratamiento de la hipertensión, con detección precoz de alteraciones en las cifras de tensión arterial y un adecuado tratamiento médico.
  • Evitar hábitos tóxicos, especialmente el tabaco, el consumo excesivo de alcohol y el sedentarismo.
  • Control de los niveles de colesterol en sangre, mediante una dieta saludable y adecuada, junto con tratamiento médico cuando sea necesario.
  • Prevención y tratamiento de diabetes mellitus.
  • Tratamiento anticoagulante, especialmente en pacientes que ya han sufrido algún ictus o isquemia previos, o con antecedente de fibrilación auricular.
  • Evitar una alimentación poco saludable. Debemos procurar seguir una dieta equilibrada y pobre en grasas de origen animal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s